En la compra de una vivienda, ¿qué gastos hay que sumar al precio?

monedas y un billete de 50€ simulando una casa, los gastos para comprar una casa.

En la compra de una vivienda, ¿qué gastos hay que sumar al precio?

En las últimas semanas se ha hablado mucho (muchísimo) sobre el famoso Impuesto de Actos Jurídicos Documentados que graba la firma de una hipoteca.

¿No has estado al tanto? No importa. En Hipoteca Solutio hemos estado muy pendientes de lo que se hacía y deshacía en el Tribunal Supremo y en el Congreso y hemos hecho un resumen de la crisis del impuesto hipotecario para que puedas ponerte al día.

Pero todos sabemos que ese no es el único gasto a tener en cuenta a la hora de comprar una casa. Y para poder hacer bien las cuentas hay que tener claro cuáles son los demás gastos y a quién le corresponde pagarlos.  

 

¿Qué hay que pagar en una operación de compraventa?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la compraventa lleva implícitos unos gastos y el préstamo hipotecario, otros.

Además, existen algunas diferencias entre los gastos que debemos afrontar al comprar una casa nueva, una de segunda mano o una vivienda de protección oficial.

Vamos por partes:

Gastos de la compra de una vivienda.

Si tienes dinero y no necesitas pedir una hipoteca para comprarte un piso o una casa, ¡enhorabuena! Eso sí, ten en cuenta que vas a necesitar algo más del precio de la vivienda para cubrir los siguientes gastos vinculados a la operación.

Impuestos:

Todas las operaciones están grabadas con impuestos directos, aunque van a ser diferentes si se trata de una vivienda nueva o de segunda mano.

Si optas por una vivienda de nueva construcción tendrás que pagar el IVA que es del 10%.

Si te decides por buscar en el mercado de segunda mano deberás afrontar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que va del 6 al 10% según la comunidad autónoma en la que compres.

Notaría:

Firmar la escritura ante notario es imprescindible en una operación de compraventa. Es el notario quien da fe del cambio de titularidad de la propiedad. Y claro, lo que la notaría cobra por hacer este trabajo y documentarlo, cuesta un dinero.

Los aranceles notariales están regulados por el Estado y dependen del importe de la vivienda. Para orientarnos, escriturar de un piso de 150.000 euros supondrá un gasto de unos 900 euros.

 Registro:

Después de firmar, debemos inscribir nuestra escritura en el Registro de la Propiedad para hacerla pública y pagar también por este trámite. De nuevo, las tasas están reguladas por la Administración y se calculan poniendo como base el precio de compraventa.

Siguiendo con el mismo ejemplo, si hemos comprado un inmueble de 150.000 euros, registrar nuestra nueva propiedad nos va a costar 450 euros.

Gestoría:

Si hacer papeleo te abruma o no tienes tiempo para dedicarte a ello, puedes contratar los servicios de una gestoría que se encargue de registrar la escritura de compraventa.

Pero en el caso de comprar una vivienda sin necesidad de hipoteca, podrás ahorrarte los 200 o 300 euros de este servicio si te haces cargo tú mismo del trámite.

 

El crédito hipotecario tiene sus propios gastos. Suma y sigue.

Además de los de arriba, si necesitas financiación para comprar la vivienda, la firma de la escritura del crédito hipotecario va a suponer otros gastos extra:

Tasación:

Este es el primero. Para que el banco te preste dinero va a exigir la valoración del inmueble para ajustar la cuantía del crédito al valor real de la vivienda que no siempre coincide con el precio del mercado.

Este gasto va a recaer sobre el comprador y, dependiendo de la empresa que elija, el precio del servicio rondará los 350 euros.

Actos Jurídicos Documentados:

Documentar el contrato entre el banco y el cliente ante notario está sujeto a este impuesto. Va a suponer entre un 0,5 y un 1,5% de la cuantía del crédito pero desde el día 9 de noviembre de 2018 tendrá que ser liquidado por la entidad bancaria tal y como se recoge en el Real Decreto Ley 17/2018.

Así que esto ya no tienes que añadirlo a la suma de gastos.

Notario y registro:

Del mismo modo, los honorarios de notaría y tasas de registro de la escritura deberían ser abonados por el banco, ya que es la parte interesada en elevar a público el documento. Pero ya que el Decreto solo es tajante respecto del ADJ, las entidades están contemplando en sus ofertas asumir estos gastos a medias con el cliente.

Eso sí, las copias adicionales de la escritura deberá abonarlas quien las solicite.

Gestoría:

En el caso de solicitar un crédito hipotecario, el gasto de gestoría es mucho más complicado de evitar, ya que los bancos cuentan con estos servicios profesionales para tramitar el papeleo.

Te aconsejamos negociar con tu entidad para que asuma una parte de este gasto que, dependiendo de la empresa, puede estar entre los 400 y 600 euros.

Comisión de apertura:

Muchas entidades cobran al cliente un pequeño porcentaje del préstamo para cubrir los gastos de estudio y apretura de la operación. Lo normal que se descuente directamente del capital total que el cliente recibe para pagar el inmueble.

Aquí vuelve a pasar lo mismo, esta comisión va a depender de la oferta de la entidad y puede negociarse, llegando incluso a desaparecer.

 

Un resumen para que no te pierdas con los gastos

¿Te hemos ayudado a calcular lo que necesitarás para comprarte tu casa?

Aquí tienes un cuadro para que lo tengas claro de un vistazo.

gastos-comprar-casa-infografía

Y si ya sabes el precio de la casa que quieres comprar y cuánto vas a pedirle al banco, introduce los datos en esta calculadora de gastos para no llevarte sorpresas con tus cuentas.

Si te ha sido útil esta información nos encantará que la compartas. Seguro que conoces a alguien que va a comprarse una casa y aún no tiene claro cuánto va a tener que gastar.

 

 

 

No Comments

Post A Comment

CONTACTO
close slider

¿Necesita realizar una consulta de viabilidad?
Déjenos sus datos y en menos de 48 horas le llamaremos.

Preferencia para recibir la llamada

He leido y acepto el aviso legal y la política de privacidad


WhatsApp chat