¿Es mejor una Hipoteca Fija o Variable? 5 claves para elegir una en 2018

Es mejor una hipoteca fija o variable

¿Es mejor una Hipoteca Fija o Variable? 5 claves para elegir una en 2018

¿Hipoteca Fija o Variable? Una vez hayas conseguido encontrar la casa que te gusta así como la entidad con la que vas a contratar el crédito hipotecario, esta es la gran decisión que tendrás que tomar antes de firmar el mismo.

En general, lo que debes tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión es el funcionamiento de cada una de ellas, las perspectivas de cara a futuro de subida o bajada de los porcentajes de interés y valorar tu situación económica.
 

Tipos de interés de una hipoteca

 
Los intereses son el precio que tiene el dinero en cada momento, y los factores que marcan este precio son el plazo y el riesgo.

Por lo tanto, los tipos de interés de una hipoteca marcan el dinero extra que tendrás que devolver al banco por el préstamo económico que te van a conceder.

El tipo de interés es uno de los aspectos en los que más te debes fijar antes de escoger con qué entidad firmar tu hipoteca, además de los productos asociados que te obliguen a contratar, como por ejemplo el seguro de casa, el seguro de vida o los planes de pensiones.

Actualmente existen tres tipos de intereses aplicables a tu hipoteca: el de tipo fijo, el mixto y el variable.
 

Hipoteca a interés fijo

 
El interés aplicado sobre estos créditos hipotecarios es un valor que se mantiene constante desde el inicio hasta el final del plazo de devolución del mismo, ya que no está ligado a índices de referencia como el euríbor o el IRPH.

Este tipo de préstamos nos permite saber de antemano cuál será el interés a pagar durante toda la vida del crédito y, por lo tanto, a cuánto ascenderá cada una de las cuotas mensuales y cuál será el precio final total, incluyendo los intereses que se pagarán por la hipoteca.
 

Ventajas de la hipoteca a interés fijo:

 

    1. Mayor tranquilidad. Sabes lo que vas a pagar de cuota durante todo el tiempo que dura el préstamo hipotecario, por lo que puedes planificar mejor tu economía y no llevarte sorpresas cada vez que haya una revisión. No te afectarán las subidas del euríbor u otro índice de referencia que se acuerde, aunque tampoco las bajadas.
    2.  Actualmente puedes encontrar los mejores y más bajos tipos fijos de la historia.
    3. Los expertos consideran que es la más adecuada para plazos de devolución del crédito que no superen los veinte años (aunque, por ejemplo, suele haber diferencias en el porcentaje de interés si se escoge a diez o a veinte años). Las hipotecas largas suelen favorecer más a los bancos que al hipotecado.
    4. Este tipo de hipoteca se recomienda a familias con altos ingresos que puedan permitirse pagar unas mensualidades más altas y amortizar antes el crédito pagando menos intereses.

 

Desventajas:

 

      1. No se suelen conceder hipotecas de tipo fijo por más de treinta años.
      2. Mayor precio. Los bancos suelen ofrecer este tipo de hipotecas con un interés más elevado que las de tipo variable, por lo que la cuota mensual suele ser más elevada.
      3. Comisiones de apertura, constitución y cancelación más elevadas.

     

    Hipoteca mixta

     
    Las hipotecas mixtas son préstamos hipotecarios que combinan características de una hipoteca a tipo fijo con los de una a tipo variable.

    Durante los primeros años de contrato se aplica un interés fijo, y una vez transcurrido ese período inicial se pasa a un tipo variable (referenciado a un índice, normalmente el euríbor).

    Este período inicial puede ir de tres a veinte años (el plazo para cada tramo de interés se acuerda entre el cliente y el banco antes de firmar las escrituras).

    Actualmente, con el euríbor en mínimos históricos, no compensa aplicar un interés fijo durante los primeros años (privándote de disfrutar de los bajos tipos de interés actuales) para, por ejemplo, dentro de diez años pasar a un interés variable cuando puede que el euríbor esté tan alto o más que el interés fijo que has estado pagando.

    De esta manera no te verías beneficiado de las ventajas más importantes que tienen las hipotecas a tipo fijo (tranquilidad y estabilidad) ni de las ventajas a tipo variable (intereses más bajos).

    También cabe destacar la escasa oferta hipotecaria que ofrecen los bancos con este tipo de interés.
     

    Hipoteca variable

     
    Se denominan de esta manera a las hipotecas que varían el tipo de interés del préstamo a lo largo de su tiempo de vida.

    Para calcular el tipo de interés variable se aplica un índice de referencia, que habitualmente es el euríbor, más el diferencial, que es un valor porcentual fijo.

    Los contratos de las hipotecas variables normalmente se revisan una vez cada seis meses y, en ocasiones, una vez al año.

    Es en esa fecha cuando el banco toma el nuevo valor registrado ese mes o los dos anteriores por el euríbor y lo suma al diferencial para recalcular los intereses sobre el capital que resta por devolver del crédito hipotecario.

    Por último, hay que tener en cuenta que este tipo de hipotecas habitualmente integran un interés de tipo fijo que se aplica en un plazo inicial de entre uno y dos años.
     

    Ventajas de la hipoteca a interés variable:

     

      1. Menor precio. Lo que pagarás de cuota mensual, mientras no suban los intereses, será menor debido a que los tipos de interés también son menores.
      2. Puedes tener un plazo de devolución de la hipoteca de hasta cuarenta años.
      3. Comisiones de apertura y cancelación más reducidas y no hay que pagar la comisión por riesgo de tipo de interés (sólo presente en las fijas).

     

    Desventajas:

     

      1. Mayor incertidumbre. Tu cuota mensual depende de las subidas y bajadas del euríbor u otro índice referencial, y cada seis meses verás cómo cambia la cantidad.
      2.  Si el plazo de devolución del crédito es mayor que el que tendrías con una hipoteca a tipo fijo, lo normal es que al final pagues más dinero por la misma, ya que supondría más tiempo pagando intereses.

     

    Cinco claves para elegir una hipoteca fija o variable en 2018:

     

      1. La hipoteca fija se amortiza antes que la hipoteca variable. Hay que tener en cuenta que en los primeros años es cuando se pagan más intereses que capital.
      2.  Evita uno de los errores más repetidos por todos aquellos que firman un préstamo hipotecario: fijarse sólo, o más, en la cuota que van a tener que pagar cada mes en vez de en los intereses totales que pagarán a lo largo de todos los años de devolución del crédito.
      3. Ten en cuenta que en las hipotecas a tipo variable, cada vez que haya que revisarla el tipo de interés cambiará y se aplicará sobre el capital restante que te quede por pagar.
      4. También debemos valorar que con la nueva Ley Hipotecaria será más fácil pasar de una hipoteca variable a una a interés fijo.
      5. La gran clave es vaticinar cómo evolucionarán los tipos de interés en los próximos años, pero las entidades bancarias no se atreven a ir más allá de 2020.

    Así que, por ahora los expertos están de acuerdo en que para que una hipoteca de tipo fijo salga mejor que una de tipo variable el euribor debería situarse en torno al 2%, algo que no ocurre desde finales del 2011.
     

    Entonces, qué es mejor ¿una hipoteca fija o variable?

     
    La respuesta es que depende de la situación de cada persona, por lo que debes tener en cuenta tres variables antes de decidir la mejor para ti: las expectativas de ingresos económicos, el plazo por el que quieres solicitar el préstamo y la capacidad de tolerancia a una subida rápida de los tipos de interés.

    Si puedes pagar tu hipoteca en un menor tiempo, con una cuota superior y quieres tener la certeza de que no se van a producir cambios en los intereses que pagas, la hipoteca a interés fijo es la tuya.

    Si, por el contrario, prefieres pagar menos intereses, con una cuota menor mensualmente teniendo un plazo mayor de devolución del crédito y consideras que tu situación laboral te podría permitir hacer frente a los cambios que pueda tener el euríbor, está claro que la hipoteca variable está hecha para ti.

    Pero ante todo, para poder decidir cuál de las opciones se ajusta mejor a tu perfil lo que tienes que tener muy presente es calcular los intereses que vas a tener que pagar durante la vida del crédito hipotecario y el ritmo al que amortizarás capital.

    De cualquier manera, a día de hoy sí podemos decir que las hipotecas de tipo variable resultan más interesantes para el usuario medio que las de tipo fijo o mixto. En España son las predominantes y las que los bancos han promocionado históricamente más.

No Comments

Post A Comment

CONTACTO
close slider

¿Necesita realizar una consulta de viabilidad?
Déjenos sus datos y en menos de 48 horas le llamaremos.

Preferencia para recibir la llamada

He leido y acepto el aviso legal y la política de privacidad


WhatsApp chat